Centro Eos- Medicina funcional

¿Qué es el dolor?

El dolor es una alarma. Fue definido por la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor como «una experiencia sensitiva y emocional desagradable, asociada a una lesión tisular real o potencial». El dolor es la forma como nuestro cuerpo expresa que algo no anda bien. El dolor traduce y nos hace conscientes de una alteración que invita al cambio.

¿Qué es el dolor?

Hay dolores chiquitos que se sienten como un hilito; hay otros grandes, rudos como trenes; hay otros que queman, arden como antorcha; hay otros que se sienten fríos y mudos como el vacío; hay otros que se sienten como golpes de martillo y también los hay eléctricos, como truenos; hay dolores de cabeza épicos y dolores de espalda que son como si llevaras el mundo a cuestas. 

Los dolores cambian de acuerdo con la causa, se sienten diferente ante cambios de clima y hasta de la luna. Son producto de fenómenos químicos y físicos, son un lenguaje, una forma de comunicación directa de las miles de células que pueden llegar a intervenir en una lesión, en un cortocircuito o en un evento fisiológico. 

Vivir con dolor es difícil, ya sea agudo o crónico. Es frustrante que el dolor no te permita descansar –aunque te digan que debes dormir bien para no tener dolor–, que no te permita entrenar, que limite tu vida en familia, las cosas que deseas hacer, que altere tu trabajo, tus relaciones. 

Yo, al igual que muchos otros, he vivido sus matices, he experimentado su cercanía, he estado ahí.

Quiero contarte algunas cosas que pueden ayudarte a mejorar tu calidad de vida. No todo son pastillas para el dolor…

No hay reglas fijas, no hay recetas de cocina que apliquen para todas las personas, ni para todos los dolores, pero hay algunas prácticas que pueden ayudar sin duda.

  1. Evita al máximo o anula el consumo de azúcar, bebidas, y alimentos refinados. Las gaseosas, los dulces de paquete, no son alimentos esenciales, y no te ayudan a sanar el dolor. 

  2. Evita los alimentos que no toleras o te producen alergias, el dolor es producto de la inflamación, y algunos alimentos son leña para ese fuego, obsérvate, conócete, tal vez el gluten, los lácteos, las carnes frías, las carnes rojas, por ahora, no sean la mejor elección. 

  3. Aumenta el consumo de verduras, de hojas verdes, de comida que viene de la tierra, te entregan vitaminas y minerales.

  4. Elige cocinar tus alimentos en agua o al vapor, los nutrientes se conservan, llegan a tu cuerpo, procura que en tu alacena no estén disponibles aceites vegetales para freír como el de girasol, o maíz.

  5. Procura dormir en la noche, entre 7 y 8 horas, en un lugar tranquilo, oscuro, evita las pantallas, el radio, el celular, el tv, haz de tu habitación un templo. 

  6. Dedica tiempo en el día para ti, para frenar, para respirar, bájate de la montaña rusa, del afán, contempla, pasa tiempo en la naturaleza, respira aire limpio.

  7. Cuida tus pensamientos, así como hacemos higiene de nuestro cuerpo, debemos hacer higiene a nuestra mente.

  8. Disfruta tu vida, come con tu familia, pasa tiempo con tus amigos, busca espacios especiales con tu pareja, o con tus hijos, sonríe, así a veces parezca imposible, continuar viviendo hace que nos concentremos en cosas que a nuestra mente le gustan, son espacios de alivio para el dolor, nos ayudan a encontrar razones.

  9. Visita un profesional que pueda ayudarte, busca abordajes complementarios a los fármacos, a las cirugías, tenemos herramientas que pueden hacerse paralelas a todo lo que ya estás haciendo. 

De la mano podemos intentar descifrar que quiere decir tu cuerpo, cuál es el mensaje, y con distintas intervenciones y herramientas trabajar sobre los eventos, los tejidos, los hábitos que resultan ser interferencia.

¿Cómo puedo ayudarte?

Hay dos herramientas que aplico en la consulta:

  1. En terapia neural concebimos el cuerpo como un todo, pensamos en el sistema nervioso como un integrador global de información –lo que sucede en el codo puede tener relación con lo que sucede en la planta del pie–. Buscamos y tratamos las interferencias con miras a reestablecer el sistema. 
  2. La cráneo acupuntura, o acupuntura de Yamamoto, como microsistema de la acupuntura clásica busca estimular puntos en el cráneo que tienen relación a nivel cerebral y en el sistema nervioso periférico con distintas zonas del cuerpo y disminuir la inflamación en esa zona refleja dolorosa. 

En otra entrada, te contaré un poco más sobre estas técnicas, para qué más las usamos y cómo las usamos. 

Bienvenidos.  

Imagen del autor

Escrito por:

Diana Ramírez C

Médica funcional - Centro EOS, terapias complementarias, sobreviviente, paciente.

Dra. Diana Ramírez equipo médico funcional
Escrito por:
Diana Ramírez C.
Médica funcional – Centro EOS, terapias complementarias, sobreviviente, paciente.

Únete a nuestro newsletter

Y recibe un 15% descuento en los servicios de sueroterapia y sauna infrarrojo

valido para una compra