Toxinas, la causa oculta de la obesidad

Como Ángela resolvió su problema de obesidad:

Ángela llegó a mi consultorio buscando una solución a la obesidad, después de haber fallado con múltiples dietas y esquemas de ejercicio para bajar de peso. Siempre había pensado al igual que la mayoría de pacientes que su obesidad solo se relaciona con la cantidad de calorías ingeridas. 

2 conceptos quedaron claros desde la primera consulta:

  • Un peso adecuado es el reflejo de una buena salud. Por lo tanto el énfasis está en recuperar la salud, no en alcanzar un peso específico.
  • Es importante tener en cuenta no solo el balance de calorías sino los otros factores implicados en el peso: microbioma intestinal, sueño, estrés, inflamación, balance hormonal  y por supuesto, la acumulación de toxinas en el cuerpo. 

 

En Angela se hicieron los exámenes adecuados y encontramos que estaba almacenando toxinas las cuales estaban causando obesidad. Diseñamos un plan de detoxificación personalizado y paulatinamente recuperó su peso adecuado de manera estable y progresiva.

Como las toxinas causan obesidad

¿Tu o alguien conocido lleva mucho tiempo ganando peso o intentando bajar de peso? Es muy posible que las toxinas sean la causa. Es frecuente que los médicos que hayas visitado en el pasado se hayan centrado en reducir el número de calorías que consumes pero es muy posible que las toxinas te estén jugando una mala pasada.

Desde hace algunos años la ciencia acuñó el término “disruptores endocrinos”, es decir toxinas que son capaces de alterar el sistema hormonal y desde hace unos años acuñó también el término “obesógenos”, es decir, toxinas que producen obesidad. Múltiples estudios científicos nos explican cómo las toxinas causan obesidad, los 3 mecanismos más importantes son:

  1. Las toxinas enferman tus células de la grasa programándolas para que acumulen grasa de manera ilimitada sin liberar ni un gramo de la que acumulan.
  2. Las toxinas alteran la saciedad, impidiendo que quieras parar de comer o impidiendo que hagas buenas elecciones dietarias.
  3. Las toxinas alteran tu set point, haciendo que requieras menos comida para ganar peso y más ejercicio para poder bajar de peso.
  4. Las toxinas generan resistencia a la insulina, lo cual obliga a tu páncreas a producir insulina en exceso. La insulina a su vez estimula la acumulación de grasa

Donde se encuentran las toxinas que causan obesidad

En muchas partes. El primer punto para disminuir la entrada de éstas toxinas es saber dónde están. Algunos obesógenos importantes son:

  • Phtalatos: presentes en los plásticos en general: como botellas, empaques de comida, empaques de cosméticos, juguetes. Se usa ampliamente como vehículo de las fragancias en cosméticos y productos de aseo personal.
  • Bisfenoles: Empaques plásticos, botellas de plástico, sellantes dentales, recubrimiento de enlatados.
  • Pesticidas: presentes en frutas y verduras no orgánicas.
  • Bifenilos policlorinados (PCBs): Contaminan múltiples alimentos y en general contaminan amplios ecosistemas del planeta. 
  • Retardantes de llama: Muebles y aparatos electrónicos.
  • Perfluoroctanos (PFOAs): Presentes en el teflón de los antiadherentes y en lubricantes.

Atención padres y futuros padres:

Tu exposición a toxinas puede programar el material genético que se encuentra en tus óvulos o espermatozoides para que tus futuros hijos sufran de obesidad y sobrepeso toda su vida. La mejor estrategia es detoxificar antes de quedar en embarazo.

Imagen del autor

Escrito por:

Sebastián Castrillón Restrepo

Médico funcional - Centro EOS,
Experto en terapias de detoxificación

Sebastián Castrillón

Escrito por:

Sebastián Castrillón Restrepo

Médico funcional – Centro EOS,
Experto en terapias de detoxificación

Únete a nuestro newsletter

Y recibe un 15% descuento en los servicios de sueroterapia y sauna infrarrojo

valido para una compra